Body Eart, Día 1: Orientación y Llegada

A veces pasamos todo nuestro tiempo sólo llegando a un nuevo lugar, en vez de estar totalmente presentes. ¿Cómo practicamos la orientación y el llegar?


Comienza de pie:


-Saluda a tu más viejo compañero, la gravedad. ¿Cómo notas la sensación de peso en tu cuerpo?


-Mueve la cabeza fuera del centro y observa los cambios sutiles en tus sensitivos pies.


-Da un paseo y recibe el suelo
con tus pies. Deja que la tierra te toque.


-Ahora, muévete con pies activos. Deja que ellos te guíen hacia el espacio. ¿Cambia esto el cómo te mueves?


-Trae la atención sobre las palmas de tus manos y recibe las “Noticias del universo” en su piel.


-Imagina una cola, de tu elección, y hazla crecer desde tu cóccix: dinosaurio, Salamandra o Caniche. Percibe cómo tu cola extiende tu columna hacia el espacio.


-Lleva la cima de tu cabeza hacia el cielo. Sacude cualquier tensión fuera de tu columna vertebral mientras te elongas desde la cabeza hacia cola.


-Mueve la cabeza enérgicamente y lleva tu atención a tu oído interno. Visualiza las pequeñas piedras de la oreja (
Otolitos) suspendidas en líquido hablándote del equilibrio. Imagina largos pendientes colgando, amplificando tu sentido del abajo. Acelera o desacelera tu movimiento y percibe la diferencia.


-Lleva la atención a tus ojos. Pausa y activa la visión periférica. Imagina los ojos como ventanas, recibiendo del mundo. Ahora explora una mirada activa. Deje que tus ojos te guíen hacia el espacio.


-Explora por tu cuenta, con conciencia de manos y pies, cabeza y cola, oído interno y ojos. Estas son partes del sistema tónico -el sistema de gravedad en tu cuerpo- ubicándote en el espacio.


-Cambia a estar tumbado cómodamente sobre la espalda y rinde tu peso a la tierra. ¿Qué puedes soltar que te esté manteniendo lejos de la tierra? Conecta con la gravedad.


-A veces rendirse se siente como colapsar. Si el colapso es adecuado para ti, rueda sobre tu vientre y derrama tu peso en esta superficie vulnerable. Descansa. Permanece todo el tiempo que necesitas, hasta que sientas un verdadero impulso a moverte otra vez.


-Cuando estés listo, baila tu propia danza, orientándote al peso y estimulando el sistema de gravedad en tu cuerpo, respondiendo a la pregunta “Dónde estoy?”.


-Deja que tu cuerpo te diga lo que quiere. Sabe exactamente lo que necesita en cada momento para descansar, recuperar y expresar, si te tomas el tiempo para escuchar.
Sintonízate en lugar de desconectarte.


A veces tienes que ir hacia el fondo de ti mismo para encontrar una voz auténtica – para dar el siguiente paso.

 

Vídeo: Día Uno, Orientación y Llegada

Traducción original en Español por Miguel Castillo (Venezuela); traducción actualizada por Mario Blanco (España).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s