Body Eart, Día 7: Abrazando el Misterio

Si vamos a animarnos a nosotros mismos y a otros a sentir profundamente en relación a la gente y al lugar, necesitamos formas practicadas para la expresión creativa – para evitar la depresión, la represión y la agresión. ¿Cómo afrontamos el reto y cultivamos la creatividad en nuestras vidas y trabajo?

Ve o imagina una puerta. Mientras caminas hacia el umbral, percibe como te aproximas, el pasar a través de él y las secuelas:

Comienza caminando: Eres simplemente un ser humano caminando. Camina tu propio caminar.

-¿Cuál es el umbral entre caminar y moverse? ¿Dónde en tu cuerpo aterriza la palabra “movimiento”? Sé valiente. Eres un ser humano, moviente. ¿Cambia esta palabra tus opciones?

-¿Cuál Es el umbral entre moverse y danzar? Cualquier estilo, tradición cultural o movimiento personal está incluido. Tu cuerpo sabe acerca de danzar; es tu derecho de nacimiento.

-¿Cuál es el umbral entre la danza y la danza estridente? Explora todo lo que eso signifique para ti.

-¿Cuál Es el umbral entre la danza estridente y performática? Podrías estar dando una charla frente a un grupo, enfrascado en una conversación desafiante, o estrenando una nueva danza frente de cientos de personas. ¿Cuál es tu experiencia corporeizada de la performance?

-¿Cuál es el umbral entre la performance y la meditación? Busca un punto intermedio. Ahora estás meditando mientras te mueves, todo el cuerpo moviéndose.

-¿Cuál Es el umbral entre la meditación y el caminar?

Explorando esa secuencia de nuevo, sigue caminando a través del espacio. Cultiva la brecha entre saber y no saber, el eco tono de incertidumbre que permite una respuesta creativa:

-¿Cuál Es el umbral entre caminar y moverse? -Entre estar en movimiento y danzando?

-Entre danzar y danzar estridentemente?

-Danzar estridentemente y la performance?

-Entre la performance y la meditación?

-Meditar y ser?

-Danza tu propia danza. Explora cualquier umbral que capture tu

imaginación. Los umbrales nos regresan en un circulo completo al proceso de llegada – practicando la presencia.

A veces no tenemos las palabras, pero sabemos por experiencia que las cualidades evocadoras de la música y la danza nos enlazan a esferas más grandes, como el bosque de algas gigantes ondulando silenciosamente apenas debajo de la superficie del Océano.

Los humanos no creamos movimiento, nosotros participamos de un universo moviente.

La gente también es naturaleza, no separada sin lo mismo.

 

Vídeo: Día Siete, Abrazando el Misterio

Traducción original en Español por Miguel Castillo (Venezuela); traducción actualizada por Mario Blanco (España).

 

Advertisements

Body Eart, Día 6: Equilibrio del Sistema Nervioso

El sistema nervioso orquesta nuestras acciones y reacciones. ¿Cómo nos hacemos amigos con nuestro sistema nervioso?

Sistema Nervioso Central

Comienza de pie:

-Deja que tu cuerpo caiga a través del espacio. Muévete más rápido de lo que puedes pensar. Estás estimulando los reflejos de la médula espinal. Coordinados bajo el nivel consciente, ellos te dejan caminar por la ciudad sin mirar fijamente a tus pies. Cambie la dirección; sorpréndete a ti mismo. Sigue así por algún tiempo. Los reflejos espinales evolucionaron con los peces-confía en tu cuerpo.

-Continúe moviéndote y añade la respiración profunda completa. Esto involucra el tronco encefálico, que alberga el centro de la respiración rítmica. Relaja tu mandíbula; deja que el aire caiga fácilmente dentro y fuera de su boca. Mantente moviéndote más rápido de lo que puedes pensar, mientras respiras -no contengas la respiración.

-Cambia tu foco de atención reflexivamente. Esto involucra tu cerebro medio. Escucha un gran estruendo y responde con todo tu cuerpo animal. Imagina un movimiento inusual (como una serpiente en la hierba) y reacciona espontáneamente. Los reflejos del cerebro medio activan tus manos, pies, cabeza y cola – todo tu ser se vuelve hacia el estímulo (como un niño). El cerebro medio es tu cerebro reptiliano, no emocional, rápido y directo.

-Continúa con todo lo que has hecho hasta ahora (estás creando resistencia) y añade la conexión emocional con lo que percibes. Éste es el cerebro límbico trabajando, que evolucionó con los mamíferos. Tómate el tiempo para involucrar la memoria, asociación, y tu imaginación. Todo lo que ves a tu alrededor es reconocible porque lo has experimentado antes. Es un paisaje relatado.

-Ahora Involucra la corteza cerebral. Continúa moviéndote y toma decisiones acerca de lo que estás haciendo. Reflexiona y toma decisiones, mientras te percibes tu apetito por el movimiento o la quietud.

-Entonces simplemente danza, disfrutando de la facilidad y el sustento en el sistema nervioso central.

Sistema Nervioso Autónomo

-Continúa explorarando a través del movimiento. A veces necesitamos fuego para activar nuestras vidas. Enciende el fósforo y añade un borde dinámico a su fisicalidad involucrando al sistema nervioso simpático. Añade un poco más de adrenalina, alimentando su rango.

-Muévete más ampliamente, o más rápido de lo normal. Imagina que llegas tarde a una cita, o haciendo una presentación en un gran teatro y necesitas comunicarte con la fila de atrás. ¿Cuánta energía puedes añadir sin perder el equilibrio?

-Continúa moviéndote, pero baja la velocidad, así no te agotas. Haz una transición hacia el sistema nervioso parasimpático. Deje que tu movimiento se vuelva integrador, digestivo,

y sin esfuerzo, así como altamente específico. Imagina un lugar seguro favorito que inspire tu forma más relajada de ser y de moverte.

Sistema Nervioso Entérico

-Muévase con su cerebro visceral, el sistema nervioso entérico. El cerebro visceral recorre el tracto digestivo y tiene más nervios que tu médula espinal. Es la parte más antigua de su sistema nervioso.

-Deja que la superficie frontal de tu vientre esté abierta y sensitiva, recogiendo señales inconscientes desde el medio ambiente y de otras personas. Siente esta parte orgánica visceral de ti mismo. El sistema nervioso entérico puede anular tu corteza cerebral. Sigue el cuerpo visceral mientras te dirige en el espacio.

-Ahora, imagina un grupo de cuatro personas. Haz un sándwich con todas las capas:

-Sé la persona A, el cerebro y la médula espinal – dirigiendo el espectáculo. Éste es el sistema nervioso central – la parte que piensa que esta a cargo, habla, escoge, y recuerda.

-Agrega la persona B al frente: tú eres los huesos, la conexión a tierra y el soporte.

-Agrega la persona C como la capa delantera: tú eres el sistema nervioso autónomo. Elije corporeizar la activación simpática (mucha cafeína), o la integración parasimpática (listo para una siesta). Un estado de equilibrio entre los dos es un estado vigilante.

-La Capa frontal es el sistema nervioso entérico – el cerebro en las vísceras, que es en gran parte inconsciente (cierra tus ojos). Pero recuerda que puedes anular la corteza cerebral.

-Antes de moverte: la persona A junta las manos con las caderas de la persona B para guiar. La persona B – los huesos-envuelve los brazos alrededor de las dos primeras personas (como costillas) para mantener a todos juntos.

-Ahora, da un paseo por el espacio como si fueras un cuerpo. Deja que cada capa tenga una voz. El sistema nervioso central orquesta y da órdenes, los huesos sostienen, el sistema nervioso autónomo establece el tono y el entérico recoge señales inconscientes.

– !Imagine que está caminando al centro de la ciudad! Si estáis trabajando como un grupo, intercambiad roles cuatro veces para corporeizar todas las capas.

-Danza tu propia danza. Involucra la diversidad interior. Es a la vez complejo y gracioso ser humano.

Aprendemos las partes para poder saber lo suficiente, sentir lo suficiente, para ser lo suficientemente valiente, ser lo suficientemente feroz, ser lo suficientemente libre, ser lo suficientemente fluido, para cuidar.

7

Abrazando el Misterio

Si vamos a animarnos a nosotros mismos y a otros a sentir profundamente en relación a la gente y al lugar, necesitamos formas practicadas para la expresión creativa – para evitar la depresión, la represión y la agresión. ¿Cómo afrontamos el reto y cultivamos la creatividad en nuestras vidas y trabajo?

Ve o imagina una puerta. Mientras caminas hacia el umbral, percibe como te aproximas, el pasar a través de él y las secuelas:

Comienza caminando: Eres simplemente un ser humano caminando. Camina tu propio caminar.

-¿Cuál es el umbral entre caminar y moverse? ¿Dónde en tu cuerpo aterriza la palabra “movimiento”? Sé valiente. Eres un ser humano, moviente. ¿Cambia esta palabra tus opciones?

-¿Cuál Es el umbral entre moverse y danzar? Cualquier estilo, tradición cultural o movimiento personal está incluido. Tu cuerpo sabe acerca de danzar; es tu derecho de nacimiento.

-¿Cuál es el umbral entre la danza y la danza estridente? Explora todo lo que eso signifique para ti.

-¿Cuál Es el umbral entre la danza estridente y performática? Podrías estar dando una charla frente a un grupo, enfrascado en una conversación desafiante, o estrenando una nueva danza frente de cientos de personas. ¿Cuál es tu experiencia corporeizada de la performance?

-¿Cuál es el umbral entre la performance y la meditación? Busca un punto intermedio. Ahora estás meditando mientras te mueves, todo el cuerpo moviéndose.

-¿Cuál Es el umbral entre la meditación y el caminar?

Explorando esa secuencia de nuevo, sigue caminando a través del espacio. Cultiva la brecha entre saber y no saber, el eco tono de incertidumbre que permite una respuesta creativa:

-¿Cuál Es el umbral entre caminar y moverse? -Entre estar en movimiento y danzando?

-Entre danzar y danzar estridentemente?

-Danzar estridentemente y la performance?

-Entre la performance y la meditación?

-Meditar y ser?

-Danza tu propia danza. Explora cualquier umbral que capture tu

imaginación. Los umbrales nos regresan en un circulo completo al proceso de llegada – practicando la presencia.

A veces no tenemos las palabras, pero sabemos por experiencia que las cualidades evocadoras de la música y la danza nos enlazan a esferas más grandes, como el bosque de algas gigantes ondulando silenciosamente apenas debajo de la superficie del océano.

Los seres humanos no crean movimiento, participan en un universo moviente. La gente es también naturaleza, no separada sino lo mismo.

Vídeo: Día Seis, Equilibrio del Sistema Nervioso

Traducción original en Español por Miguel Castillo (Venezuela); traducción actualizada por Mario Blanco (España).

Body Eart, Día 5: Percepción

Construimos nuestra visión del mundo y lo que pensamos que es real a través de nuestros sentidos. ¿Cómo ampliamos los hábitos de percepción?

-Comenzando justo en donde estás, observa lo que estás notando. ¿Tú habitualmente miras, escuchas, te mueves, hueles, pruebas o tocas para encontrarte con el mundo? Observa tus preferencias perceptivas.

-Comience un escaneo corporal. Siéntate cómodamente, o recuéstate sobre tu espalda en posición de descanso constructiva, ojos cerrados: -Lleve tu conciencia a la parte superior de tu cabeza.

-Percibe cualquier sensación sucediendo en esta parte de tu cuerpo. Puedes sentir hormigueo, una comezón, o un dolor. Observa cualquier sensación en esta área sin juzgar.

-Lleva tu conciencia a tu cara y cuero cabelludo. Puedes sentir el toque del aire en tu piel, calor o frío, un espasmo muscular. La invitación es a sentir lo que realmente está sucediendo en este momento, sin reaccionar.

-Mueve tu conciencia a tu cuello. Observa cualquier sensación – hormigueo, el toque de la tela sobre la piel, o el cabello mientras roza tu cuerpo. Si no sientes nada, sólo espera. La sensación está sucediendo todo el tiempo más allá de que seas consciente de ello o no.

-Mueve el ojo de tu mente a la parte posterior de tu cuerpo. Puede haber presión o dolor, calor o frío, compresión de articulaciones. Si tu mente divaga, sólo tráela de vuelta a esta parte de su cuerpo, valoración la sensación.

Continúa hacia la superficie delantera de tu cuerpo, el brazo derecho, el brazo izquierdo, la pelvis, la cadera y el muslo derecho, la parte inferior de la pierna

derecha y el pie, la cadera izquierda y el muslo, la pierna izquierda y el pie.

-Lleva tu conciencia a las plantas de tus pies.

– Regresa a la parte superior de la cabeza y escanea hacia abajo por el centro de tu cuerpo.

Percibe sensaciones en los tejidos blandos de tu boca y lengua, pulmones, corazón, sistema digestivo y órganos reproductivos.

Regrese a la conciencia de tu respiración.

-Percibe cualesquiera impulsos para el movimiento. Déjate seguir estos impulsos. Muévete mientras eres movido. En lugar de hacer ejercicio o patrones de movimiento, escucha tu cuerpo. Lo que se siente bien es lo correcto.

-Pausa y regresa a una alineación sentado. Lentamente abre los ojos en este diálogo con la luz que llamamos visión. ¿Puedes continuar siendo consciente de la sensación al tiempo que incluyes la visión?

Cambiando Lentes

-Siéntate en algún lugar donde puedas imaginar una visión amplia, con tus ojos abiertos:

-Visualiza que estás frente a un océano. Es un día cálido, con un sol brillante y una ligera brisa marina. La gente está paseando por allí, los niños y los perros están jugando, y las aves están pasando por encima. Construye esta escena para ti mismo: ¿cuáles son los colores, olores, texturas y detalles de este lugar?

Ahora, imagínate un par de lentes de sol y póntelos levantando tus manos hacia tu cara:

1. Enfoca tu atención en el agua, aire y tierra de este lugar. Éste es el lente geológico, conectándote de nuevo a billones de años de la historia de la tierra. Si eres un surfista, un alpinista, o un geólogo, este lente podría serte familiar. (Baja los brazos para refrescarse.)

2. Pruebe un segundo par de lentes (levantando tus manos a la cara): ¿Qué está pasando con las plantas y los animales de esta escena. Éste es el lente biológico, conectándote a millones de años atrás. A menudo reconocemos la verdad de nuestras vidas emocionales en la vida de los animales. Si eres un amante de los perros, jardinero, o biólogo, es posible que te sientas atraído por este lente.

3. Ponte el tercer par de lentes: Nota a las personas; éste es el lente cultural, conectándote de regreso a miles de años atrás -desde el origen de los seres humanos. Si estás interesado en la dinámica de género, la política, la religión, la historia, la arquitectura y la elección de ropa de la gente que ves -y los artistas y escritores que te han precedido en este sitio, es posible que veas el mundo a través de este lente. (Ahora baja los brazos, y los “lentes” para refrescarte.)

4. Pruebe el cuarto par de lentes: Conéctate con tus familiares; éste es el lente familiar, vinculándote de regreso cientos de años y continuando hasta el día presente. Es posible que tengas abuelos que caminaron aquí; padres cuyas cenizas se esparcieron en el mar, picnics y paseos en barco a islas cercanas. Algunos de nosotros vemos el mundo desde el lente de la familia. (Baja los brazos y los “lentes” para refrescarte.)

5. Y, por último, experimenta el último par de gafas – tu lente personal. Ahora estás conectando con décadas de historia, tu tiempo de vida. Esta visión incluye tu educación y formación, tus creencias y valores, las experiencias de vida individuales y los recuerdos que dan forma a tu percepción del lugar: un primer beso en el muelle, una actuación en la playa, o luchar con un amigo. El lugar es emocional, seas consciente de ello o no. (Baja los brazos, y los “lentes” y refréscate.)

El problema con cualquier lente (con binoculares, por ejemplo) es si se queda atascado, fijo en una visión del mundo, sin otras posibilidades. Entonces todo el resto de perspectivas son borrosas o imposibles de percibir.

La invitación es a mirar varias escenas durante el día y escanear a través de los lentes para ser más inclusivos. No hay dos personas que perciban lo mismo en el mismo momento. Cambiar de lentes abre posibilidades para la comunicación y el intercambio.

-Danza tu propia danza, con conciencia de la percepción sensorial. ¿Cambiar lentes a medida que te mueves, amplía tu rango de percepción?

La sensación es el lenguaje del cuerpo, informando a todas nuestras acciones e interacciones. Es la forma en que damos “sentido” al mundo.

Vídeo: Dia 5, Percepción

Traducción original en Español por Miguel Castillo (Venezuela); traducción actualizada por Mario Blanco (España).

Body Eart, Día 4 Remapeando la Verticalidad

La alineación es relación, no posición . ¿Cómo podemos fomentar ambas, movilidad y estabilidad, en el movimiento ?

Comienza de pie:

-Siente el suelo y el espacio a tu alrededor, orientándote bidireccionalmente.

-Golpea el lado externo de tu tobillo. Esta protuberancia es la primer marca en la alineación postural. Frótalo para fomentar la sensibilidad.

-Toca la esfera grande, el trocánter, en el lado del muslo, la segunda marca. Mueve la parte superior de su pierna directamente sobre tu tobillo. Relaja tus rodillas, para que no estén trabadas hacia atrás.

-Toca la parte central de tus costillas. Mide de adelante hacia atrás y encuentra el centro. Esta es la tercera marca. Muévelo directamente sobre tu muslo y tobillo.

-Toca el centro de tu oreja – el agujero de la oreja , y trae esta cuarta marca a una alineación vertical llevadera.

– Golpea la parte superior de tu cabeza y tira de un par de cabellos, reales o imaginarios, hacia arriba al espacio, extendiendo tu eje vertical.

-Ahora usa los dedos índices de ambas manos para tocar el centro de tus orejas. Imagine tus dedos encontrándose en el centro de tu cráneo creando un eje horizontal. Haz un pequeño “sí” alrededor de esta articulación central, donde el peso de tu cráneo se traslada hacia abajo a tu columna vertebral.

-Haz crecer una plomada desde la parte superior de tu cabeza, e imagínala descendiendo por el frente de tu columna vertebral, a través del agujero en tu pelvis, entre los pies, y hacia abajo a través de las capas de la tierra al núcleo de hierro sólido donde todas las plomadas se reúnen. Orienta sus tres pesos corporales alrededor de este eje vertical imaginario.

– Ahora deja que tu columna se mueva de lado a lado, como un pez. Imagina que te estás moviendo entre dos placas de cristal. La cabeza del pescado te guía desde la parte superior del cráneo y hay una cola de pescado yendo atrás y adelante, propulsándote, como la cola de un tiburón o un salmón. Haz desaparecer tus piernas y deja que el cóccix sea libre.

-Pausa, percibiendo que has estimulado con el movimiento de pez.

-Mueve tu columna vertebral de adelante hacia atrás. Este es un patrón mamífero, como ballenas o delfines nadando a través del mar o un caballo galopando. Nota cualquier agarre en la vértebra veinte y seis de tu columna.

Anima a cada una a moverse.

Ahora mueve tu columna en espirales. Guiando con tu boca y ojos, observa todo el espacio detrás de ti. (Como una bandera que se envuelve en su asta) Ahora inicia con tu cóccix una espiral ascendente a través de la cabeza.

Una columna saludable se mueve en todas las tres direcciones, de lado a lado, de adelante hacia atrás, y en espiral. Esta movilidad da soporte a nuestra agilidad humana multidimensional – la capacidad de moverse en cualquier dirección con facilidad.

-Inclinando la columna verticalmente, explora la horizontalidad. Puedes mantenerte orientado al peso y al espacio, cabeza y cola, en cualquier plano del movimiento.

-La rigidez de la columna es una señal de estar reteniendo el sistema nervioso. Equilibrar movilidad y estabilidad cultiva la predisposición para la respuesta – nuestra capacidad para responder – a la responsabilidad.

-Ve o imagina otras dos personas, y párate de pie frente a ellas. ¿Puedes ver y ser visto, sin cambiar quién eres?

-Percibe que en la comunicación con otros, estás parado en el mismo terreno, compartiendo el mismo espacio.

-Explora por tu cuenta. Danza tu propia danza. Deja que tu columna móvil sea visible, audible, y expresiva.

La alineación no es algo que “hacemos”, que es algo que “somos”.

 

Vídeo: Día Cuatro, Remapeando la Verticalidad

Traducción original en Español por Miguel Castillo (Venezuela); traducción actualizada por Mario Blanco (España).

Body Eart, Día 3: Respiración y Voz

Puedes hacer lo que sea con tu voz siempre y cuando tengas suficiente aliento.

Toma un asiento cómodo, o elige la posición de descanso constructivo, tendido con tu espalda en el suelo, los pies más anchos que las caderas, y los brazos por debajo del nivel de los hombros. Cierra tus ojos y mueve tu atención hacia el interior:

-Nota cualquier sensación de respiración.

-Lleva tus manos a la zona baja de tu vientre y espalda, y expande éstas áreas a medida que respiras – llenando y vaciando.

-Deja que el ambiente externo forme parte de tu cuerpo con cada respiración.

-Mueve tus manos a la parte inferior de tus costillas y sigue el rastro de su circunferencia. Este es el sitio de unión para tu diafragma. Se mueve hacia abajo en la inhalación mientras tus costillas se expanden, y se libera en la exhalación. Siéntelo o imagínalo moviéndose dentro tuyo – como una medusa propulsándose a través del océano.

-Coloca tus manos abarcando todo el volumen de tus costillas (parte superior, lateral, y posterior). Expande tus costillas en la inhalación. Siente el apoyo de la tierra y relájate en la exhalación. Recuerda, no hay músculo de exhalación.

-Mueve tus manos a tu corazón. Colócalas en el esternón e imagina a tu corazón pulsando sangre a cada célula en tu cuerpo. Tus células óseas están respirando, células musculares están respirando, células nerviosas están respirando en un proceso llamado respiración celular. Siente todo tu cuerpo respirando.

-Percibe el aire moviéndose a través de tus labios. Invita a un suspiro audible. Repite varias veces.

-Permite que tu respiración se convierta en sonido. Siente las vibraciones sin tensionar otros músculos.

-Explora cualquier tono vocal y déjalo resonar a través de tu cuerpo. Sé tocado por el sonido. Ahora deja que el sonido toque el espacio que te rodea.

-Pausa y nota cualquier vibración persistente.

-Cambia a estar de pie.

-Explora respiración y voz en la alineación vertical. Vocaliza y camina al mismo tiempo, sosteniendo la espaciosidad interna.

-Conecta tu voz resonante a tu cuerpo fluido. Relaja la parte posterior de tu cuello.

-Pinta toda la habitación con tu voz. Prueba diferentes tonos y volúmenes. Explora palabras.

-Práctica jovialmente con extremos en la vocalización, para que tu registro vocal promedio pueda ser más expresivo y variado.

-Invita diferentes idiomas y modalidades culturales.

-Invita levedad en tu voz y movimiento, vinculando con el cielo. ¿Puedes conservar una respiración plena y regular mientras exploras?

-Algunos dicen que desarrollamos nuestros hábitos vocales en la pubertad – mientras nuestro cuerpo madura, y mantenemos esos patrones durante el resto de nuestra vida. Pero hemos cambiado mucho desde entonces. Hay más potencial al alcance.

-Baila tu propia danza con sonido y respiración. Escucha y también vocaliza, equilibrando la impresión con la expresión. Permite que cada parte de tu cuerpo sea resiliente y articulada en este dialogo con el aire.

Respirar es una aventura amorosa entre nuestro corazón y las plantas.

 

Vídeo: Día Tres, Respiración y Voz

Traducción original en Español por Miguel Castillo (Venezuela); traducción actualizada por Mario Blanco (España).

Body Earth, Día 2: Refrescando la fluidez

Los seres humanos son, sobre todo, agua, reflejando nuestra herencia oceánico. ¿Cómo cultivamos sensibilidad y resonancia, en lugar de rigidez?


Tendido cómodamente en el suelo, con ojos cerrados:

-Conecta con el teatro de tu imaginación. Visualiza tu cuerpo como un globo de agua gigante.


-Comienza a rodar el globo vertiendo su contenido líquido. Disuelve tus articulaciones óseas y lugares estrechos. A veces ayuda moverse lentamente, sintiendo la continuidad de todos los tejidos.


-Ahora imagina ser movido por un contexto fluido, una ola del océano o la corriente del río moviendo el volumen de tu cuerpo desde fuera – impulsando, haciendo rolar tu piel a través del espacio.


-Ahora muévete desde la misma piel – la membrana mutable. Cambia la forma de tu cuerpo a través del contenedor de la piel.


-Explora el cuerpo fluido por tu cuenta: desde la piel hasta lo profundo de adentro y desde la piel hacia lo profundo de afuera. ¿Qué es lo próximo que tu cuerpo soñará?


-Haz una pausa, notando toda la fluidez que está pasando en lo que llamamos quietud.


Rolando los 3 pesos del cuerpo.

-Comenzando con la cabeza, empieza a rolar el globo de tu cráneo. Nota que tienes que mover todo tu cuerpo para tocar todas las superficies.


-Rola la cesta de tus costillas. Hay más de 200 articulaciones en tus resilentes costillas; déjalas tocar y ser tocadas por el suelo.


-Rola la taza de tu pelvis. Siente su redondez. Explora la circunferencia de su taza pélvica, recibiendo la impresión de la tierra.

– Ahora, rola los pesos de los tres cuerpo juntos. Explora un rolar completo, como un niño rodando por una colina – moviendo el cuerpo como un todo alrededor de un eje.


-Descansa.


-Comenzando a rolar en la cabeza, permite una espiral secuencial a través de la columna vertebral.

-Iniciando con tu Coxis, nota como se invierte la espiral. ¿Cómo cambia esto tu experiencia?

-Haz una pausa, volviendo a la conciencia omnidireccional del cuerpo líquido.

-Cuando estés listo, con los ojos cerrados, rola tu cuerpo a una posición sentada. Vierte la pelvis primero, luego las costillas y la cabeza es la última. ¿Puedes mantener fluidez en verticalidad?


-Lentamente abre los ojos. Mira o imagina a alguien sentado frente a ti. Mantiene el mar interior de tu cuerpo fluido a medida que agregas la visión y relación con otro.

-Baila tu propia danza. La fluidez es la base de todos los estilos de movimiento. Cualquier alcanzar en el espacio es un estiramiento, conectando de forma fluida a través de la fascia a todo tu cuerpo. Si mueves una parte, responde otra. Fluye a través de la trama de tu estructura.

Cada calidad encontrada bajo el agua se encuentra en nosotros. Nuestros cuerpos recuerdan.

Video: Día 2, Refrescando la fluidez

Traducción original en Español por Miguel Castillo (Venezuela); traducción actualizada por Mario Blanco (España).

Body Eart, Día 1: Orientación y Llegada

A veces pasamos todo nuestro tiempo sólo llegando a un nuevo lugar, en vez de estar totalmente presentes. ¿Cómo practicamos la orientación y el llegar?


Comienza de pie:


-Saluda a tu más viejo compañero, la gravedad. ¿Cómo notas la sensación de peso en tu cuerpo?


-Mueve la cabeza fuera del centro y observa los cambios sutiles en tus sensitivos pies.


-Da un paseo y recibe el suelo
con tus pies. Deja que la tierra te toque.


-Ahora, muévete con pies activos. Deja que ellos te guíen hacia el espacio. ¿Cambia esto el cómo te mueves?


-Trae la atención sobre las palmas de tus manos y recibe las “Noticias del universo” en su piel.


-Imagina una cola, de tu elección, y hazla crecer desde tu cóccix: dinosaurio, Salamandra o Caniche. Percibe cómo tu cola extiende tu columna hacia el espacio.


-Lleva la cima de tu cabeza hacia el cielo. Sacude cualquier tensión fuera de tu columna vertebral mientras te elongas desde la cabeza hacia cola.


-Mueve la cabeza enérgicamente y lleva tu atención a tu oído interno. Visualiza las pequeñas piedras de la oreja (
Otolitos) suspendidas en líquido hablándote del equilibrio. Imagina largos pendientes colgando, amplificando tu sentido del abajo. Acelera o desacelera tu movimiento y percibe la diferencia.


-Lleva la atención a tus ojos. Pausa y activa la visión periférica. Imagina los ojos como ventanas, recibiendo del mundo. Ahora explora una mirada activa. Deje que tus ojos te guíen hacia el espacio.


-Explora por tu cuenta, con conciencia de manos y pies, cabeza y cola, oído interno y ojos. Estas son partes del sistema tónico -el sistema de gravedad en tu cuerpo- ubicándote en el espacio.


-Cambia a estar tumbado cómodamente sobre la espalda y rinde tu peso a la tierra. ¿Qué puedes soltar que te esté manteniendo lejos de la tierra? Conecta con la gravedad.


-A veces rendirse se siente como colapsar. Si el colapso es adecuado para ti, rueda sobre tu vientre y derrama tu peso en esta superficie vulnerable. Descansa. Permanece todo el tiempo que necesitas, hasta que sientas un verdadero impulso a moverte otra vez.


-Cuando estés listo, baila tu propia danza, orientándote al peso y estimulando el sistema de gravedad en tu cuerpo, respondiendo a la pregunta “Dónde estoy?”.


-Deja que tu cuerpo te diga lo que quiere. Sabe exactamente lo que necesita en cada momento para descansar, recuperar y expresar, si te tomas el tiempo para escuchar.
Sintonízate en lugar de desconectarte.


A veces tienes que ir hacia el fondo de ti mismo para encontrar una voz auténtica – para dar el siguiente paso.

 

Vídeo: Día Uno, Orientación y Llegada

Traducción original en Español por Miguel Castillo (Venezuela); traducción actualizada por Mario Blanco (España).

Body Earth: Introducción

Bienvenidos, soy Andrea Olsen, y estoy encantada de compartir contigo estas siete exploraciones de movimiento, desarrolladas con mi colega Caryn McHose.

olsen-by-alan-kimara-dixon

Las relaciones son un tema de nuestro tiempo: relaciones con el cuerpo, con el lugar y con la comunidad global. Esta serie de cortometrajes ofrece recursos para aligerar el cuerpo mediante la restauración del flujo inherente, nuestro derecho de nacimiento. Son para cualquier persona con curiosidad sobre como vivir de forma más consciente.


Dos conceptos subyacentes informan a este trabajo: el cuerpo es tierra. Nuestros huesos, la respiración y la sangre son los minerales, aire y agua dentro de nosotros. Al llegar a un lugar nuevo, en pocos días el 70% de tu cuerpo que es agua es ahora de esa cuenca. Los huevos, leche y vegetales locales que comes forman tus músculos y huesos. Los seres humanos son también naturaleza, no separados sino lo mismo.

El segundo concepto es que la danza -y el movimiento- son caminos esenciales para experimentar esta interconexión. En lugar de superficial, periférico o extraño, el movimiento es central y fundamental en relación a lo que significa ser humano en este tiempo. Los cuerpos tienen una inteligencia intrínseca formada por más de 3 billones de años de historia evolutiva – desde los orígenes de la primera célula. En lugar de buscar el control sobre el cuerpo y los lugares que habitamos, desarrollamos prácticas para la atención profunda.


Para explorar estos conceptos experimentalmente, comenzamos con nuestros pies. En el día 1 nos orientamos al peso y al espacio y practicamos el llegar. El día 2 refrescamos la fluidez, seguido por la investigación de la voz y la respiración en el día 3. En la sesión 4 remapeamos la verticalidad, en el día 5 exploramos el proceso de percepción recordando cómo orientación y percepción subyacen en todos los movimientos que hacemos. El día 6 nos centramos en equilibrar el sistema nervioso. Y por último el día 7 hemos de aplicar todos estos recursos para abrazar el misterio, encontrándonos con la incertidumbre y los retos de nuestros días de manera más consciente y con una alegría más espontánea .


Estas siete exploraciones de movimientos pueden hacerse individualmente, parte por parte, o ligados en una práctica de una hora de duración. Las señales verbales sirven como invitaciones, no como órdenes. Sigue lo que capture tu imaginación, encontrando tu propia ruta a una conciencia corporeizada.
Necesitarás un espacio para moverte que se sienta lo suficientemente privado para la concentración enfocada, una alfombra de yoga u otra superficie limpia y ropa cómoda . Es útil si tienes un diario para reflexionar sobre el proceso. Puedes trabajar solo o con un grupo, mientras entramos en este viaje juntos.

 

Video: http://www.body-earth.org/work#/introduction/

Traducción original en Español por Miguel Castillo (Venezuela); traducción actualizada por Mario Blanco (España).

101 maneras de decir no al contacto improvisación: Límites y confianza.


Autor: Martin Keogh

Es importante que la gente despierta este despierta,o una línea de quiebre podría desanimarlos a volver a dormir;las señales quedamos – sí y no, o tal vez –deberían ser claras: la oscuridad a nuestro alrededor es profunda.William Stafford

El contacto improvisación es una danza que invita a todo nuestro cuerpo y ser a estar presentes y disponibles. Para usar esta forma, tenemos que desarrollar una capacidad para confiar en nosotros y en nuestros compañeros. Nutrimos o herimos esa confianza por nuestra habilidad o inhabilidad para establecer y respetar límites.

Este proceso continúa para mí aún después de más de dos décadas de danzar. En diferentes puntos del camino me he encontrado con muchas preguntas: Cómo le haces saber a la gente cuando no has entrado en calor y no estás todavía listo para danzar? Cómo estableces límites cuando tienes una limitación física o estás lidiando con una lesión, o estás danzando con un compañero insensible? Qué haces cuando tu enamorado está teniendo una danza sensual con alguien más y te sientes amenazado? Cómo interceder cuando un grupo de músicos están mirándose el uno al otro y pasándolo genial, pero parece que se olvidaron de los bailarines para los que están tocando? Como comunicar a un dúo que sus ruidosas y emocional catarsis resulta abrumadora e interfiere con las otras danzas en la sala? Cómo son estos límites negociados y comunicados?17359121_1265564813479172_66586718735190841_o

Un estudiante vino a un taller mío con una notoria erupción en todo su cuerpo. Cuando dije, “encuentren un compañero”, todo el mundo huyó de donde él estaba, así que terminé trabajando con él. Yo estaba incómodo por el hecho de que este sarpullido pudiera ser infeccioso, así que le pregunté directamente, “esto es contagioso?” Él dijo que tenía una reacción alérgica llamada mastocytosis que liberaba masivas cantidades de histaminas, lo que causaba la decoloración de la piel. Habló de su larga lucha con esto y dijo que definitivamente no era transmisible. Yo estaba aliviado y, tal como esperaba, la clase lo escuchó a escondidas, después de eso tuvo pocos problemas para encontrar compañeros.

Un amigo, y pareja de danzas, vino al festival de contacto de Filadelfia en donde yo estaba enseñando y performeando. Estábamos esperando para danzar juntos, en la última jam finalmente tuvimos nuestra oportunidad. Mientras estábamos danzando, diferentes personas se aproximaron para unirse en la danza. Varias veces fuimos capaces de comunicar físicamente que aún no habíamos terminado. Cuando una persona intentó unirse yo dije: “hemos tenido una cita para este dúo durante seis semanas, y todavía necesitamos más tiempo juntos.” Chequeé luego con esta persona, y me dijo que mi “no” fue comunicado de forma clara y con gracia.17807501_10210429623829334_175156078110793501_o.jpg

He descubierto que hay instancias en las que la comunidad en general se reúne para ayudar a los individuos a establecer límites. A mediados de 1980, muchas mujeres que danzaban en el jam de contacto semanal en Berkeley, California, se quejaban sobre un hombre en particular que regularmente venía a danzar. Lo llamaré Roland. Ellas decían que danzar con él era implacentero de su falta de conciencia de los límites. Era difícil para las mujeres describir el comportamiento que no les gustaba; sólo podían llamarlo una “sensación”. Una dijo, “danzar con Roland es como danzar con un cachorrito excesivamente entusiasmado, ese que está intentando montar tus piernas.” La sensación general era que él estaba “saliéndose” de la danza, y robando algo que no estaba siendo ofrecido por sus parejas.

No era difícil percibir que casi cada vez que una mujer joven pasaba por la puerta del jam por primera vez, desde donde fuera que estuviera en el cuarto, la cabeza de Roland saltaría. En el plazo de unos minutos él estaría a su lado, ofreciéndose para iluminarla en los sutiles puntos del contacto improvisación. Muchas de estas mujeres nunca se volvieron a ver en el jam.

A pesar de que muchas mujeres podían hablar sobre Roland, resultó que la mayoría no le había dicho nada directamente a él. Era confuso para ellas el tener esta sensación empalagosa de este hombre y al mismo tiempo tan poco comportamiento específico sobre el que hablarle. Recuerdo a una mujer diciendo, “Hablarle habría sido como quejarse sobre el clima; simplemente no haría ningún bien.”

Roland regularmente acudía al Northern California Contact Jam, una jam/residencia en Harbin Hot Springs. Fue allí que yo aprendí una lección sobre comunicar los límites de una de las organizadoras, Sue Stuart. Una velada yo estaba presente mientras dos mujeres se sentaron con Sue para quejarse de Roland. Querían hacer algo acerca de él.

Sue preguntó, “le habéis dicho algo a Roland?” Cuando escuchó que no, ella preguntó, “Qué os gustaría decirle a él?” Las dos expresaron lo que le dirían. Una dijo, “siento que te estás saliendo, sexualmente, mientras danzas conmigo, y yo no quiero danzar o que te aproximes a mí hasta que tengas tus deseos sexuales bajo control.” Por decirlo en voz alta, la mujer fue capaz de tomar a Roland a un lado y hablarle. La otra no sintió que podría confrontarlo directamente hasta que Sue se ofreció a acompañarla y quedarse a su lado.

Yo estaba impresionado de que Sue respondió a estas mujeres dándoles medios para ocuparse ellas mismas de la cuestión, en vez de dejarles darle el poder a ella, la persona en la posición de autoridad. Roland se disculpó y dijo que trataría de cambiar su comportamiento.

Unos meses después estaba claro que Roland había cambiado su forma de danzar con las mujeres que formaban parte de la comunidad. Pero su radar seguía prendiéndose cada vez que una nueva mujer llegaba a la jam semanal. Algunos de los hombres que notaron esto, incluyéndome a mí, lo tomamos a un lado y con buen humor le dijimos lo que percibíamos. Le dijimos que sentíamos que estaba lastimando a la comunidad y que necesitaba parar esta conducta o dejar de venir a las jams. Aunque nos aproximamos a él con ligereza, él comprendió la gravedad de la situación por el hecho de que tantos de nosotros estábamos haciendo la misma observación. Roland cambió, y ahora, más de una década después, todavía danza regularmente en una comunidad acogedora.

En esta instancia funcionó bien tanto para Roland como para el grupo. Sin embargo, he escuchado sobre situaciones similares, tanto con hombres como con mujeres, que no fueron tan exitosas; a los individuos involucrados finalmente se les pidió que no volvieran.

A partir de mi vigente investigación sobre lo que es necesario para cultivar límites claros, he desarrollado un taller llamado “101 formas de decir no al contacto improvisación.” La premisa del taller es que hasta que una persona no tiene la autoconfianza y la habilidad para decir no a algo, él o ella no tendrá la confianza y la capacidad para decir sí en forma plena. En el taller, exploramos habilidades físicas y verbales para decirle no a danzas, a toques, a ser levantado, el intercambio de peso, al momentum, a la manipulación.

Por ejemplo, cuando alguien se aproxima para agarrarme y levantarme y yo no quiero ser levantado, yo puedo dejar caer mi peso y alejar mi centro del centro de mi compañero. Yo me vuelvo demasiado pesado para ser levantado. He dicho claramente que no. Con ese conocimiento de cómo decir no, puedo extrapolar lo opuesto; cuando quiero decir que si y aprovechar la oportunidad para volar, ya tengo la sensación de cómo volverme ligero elevando mi centro y organizándolo sobre el centro de mi compañero.

17435881_1270462529656067_822617404348533218_o.jpg

Lo mismo es verdad en cuanto al toque. Necesito la autoconfianza y habilidad para retirar la mano de alguien (ya sea física o verbalmente) cuando no quiero su contacto físico o su manipulación. Con la confianza en mi habilidad para establecer el límite, yo puedo elegir lo contrario y abrirme al contacto.

Robert Bly nos ofrece una imagen en “Un pequeño libro sobre la sombra humana” (A Little Book on the Human Shadow). Se trata de que tenemos una pequeña puerta en nuestra psiquis. De niños, el picaporte está en la parte de afuera y la gente puede venir e irse como les plazca. A medida que crecemos y nos volvemos adultos aprendemos a transferir el picaporte hacia el interior y elegir cuándo y para quien abrir y cerrar la puerta. Si sabemos que podemos cerrar la puerta, somos más libres para abrirla e invitar a la gente pasar.17349921_1266405460061774_1757565015802465759_o

Algunas personas llegan a esta forma de danza y es un desafío para ellas percibir y conectarse con las sensaciones en su cuerpo. Esto puede ser un resultado de personas habiendo forzado el camino a través de esa puerta temprano en su vida. Para aquellos cuyos límites fueron lastimados de niños, es como si hubieran creado un escudo o una armadura protectora que los preserva de realizar el contacto pleno con sus cuerpos y con el mundo. Aquí resulta especialmente importante para ellos desarrollar las habilidades de fijar límites, para saber que el picaporte está del lado de adentro. Con la habilidad de expresar límites, pueden comenzar a renunciar a las capas protectoras e invitar más posibilidades a la danza de contacto y, aún más, a sus vidas.

En contacto improvisación existe un principio básico de que cada persona toma responsabilidad por sí mismo. Yo soy la única persona que puede estar dentro de mi cuerpo, entonces necesito mantener una parte de mí despierta – la parte que puede sentir y comunicar (física o verbalmente) mis necesidades, límites, y deseos. Necesito mantenerme a salvo de asegurarme de que no lastimo a otros. Adherirse a la práctica de este principio es una manera de mover el picaporte hacia el interior.DSC05221.JPG

Durante el taller “101 formas de decir no…” enseño otra habilidad, esta es para aprender a comunicar rápido en situaciones de alta energía. Aprendemos a exclamar palabras de una sílaba que demandan inmediata atención “Parar!” (Stop en el original) “Atrás!” (Back en el original) “Espera!” (Wait en el original) (no uso “No!” Más porque es una palabra rica en sutilezas y, como cualquiera que tenga niños comprende, es una palabra que tiende a ser puesta a prueba.) También practicamos exclamar palabras que especifican una parte del cuerpo que duele o que está a punto de doler: “Rodillas!” “Tobillo!” “Cuello!” Es raro que esta habilidad vaya a ser usada, pero saber que las palabras están en su lugar reasegura a la psiquis y nos permite abrir la puerta a danzas más atléticas, acrobáticas, y desorientadoras.

Mientras desarrollaba el material para el taller, quería un ejercicio que demostrara claramente que la habilidad de una persona para decir no crearía una mayor capacidad para el sí. De esta investigación surgió un ejercicio llamado “Dos Ríos”.

No introduzco este ejercicio hasta que el grupo tiene ya alguna historia trabajando juntos. Una persona, que recibe, se acuesta en su espalda. Los otros dos, los “dos ríos”, le dan al que recibe fluidos cuidados dirigidos por las señales del brazo del receptor. Cuando el receptor cruza sus brazos sobre su torso, esto significa “no me toquen en absoluto”. Cuando descansa un brazo en el suelo al lado de su cuerpo, esto significa “tocarme cuidadosamente, como si estuviéramos en un lugar público.” Cuando coloca sus brazos en el suelo sobre la cabeza, esto significa “puedes tocarme donde quieras y en cualquier lugar, sin restricciones.” El receptor puede cambiar la posición de sus brazos en cualquier momento.

El toque puede tener un tono calmante, un tono nutritivo, un tono sensual, o un tono sexual, pero receptor siempre está en control de lo que está recibiendo. El receptor abre y cierra las compuertas de los ríos. Los dos ríos son instruidos en que no importa donde los brazos del receptor están, ellos sólo deben tocar dentro de su propio nivel de confort.

Es claro para los participantes que si este ejercicio no tuviera la posibilidad de frenar plenamente, “No, no me toquen en ningún lugar,” no le sería posible ofrecer la posibilidad del pleno sí a tocar en cualquier lugar. Con el límite disponible y visible, las personas pueden pedir más que si el límite no estuviera en su lugar. Con la implícita consensualidad de nuestra forma de danza, practicar una consensualidad explícita permite una comodidad mayor con los acuerdos tácitos que hacemos en cada momento mientras danzamos.17620138_10210429605708881_7116370350492487528_o

Después de un taller que incluyó el ejercicio de los dos ríos, un estudiante me envió por e-mail esta cita de William Blake:
“Nunca sabes cuánto es suficiente hasta que sabes cuánto es más que suficiente. La lujuria de la cabra es la munificencia de Dios. El camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría”

Se sabe que Steve Paxton ha dicho, “el contacto improvisación no es un juego glandular”, queriendo decir, en parte, que no es una danza sexual. A menudo escuchó la gente decir, “amo esta forma de danza porque es una manera no sexual de ser física y afectivamente juguetón con las personas.”


Esto no es verdad para mí. Existe una manera en la cual siempre soy consciente de mi mismo como un ser sexual. Cada inspiración que tomo es sexual. Hay un cierto arrebato que siento cuando estoy danzando con mujeres y un orgullo que siento por ser hombre cuando estoy danzando con hombres. No puedo separar esa parte de mí mismo.

Yo ciertamente no quiero que mis parejas sientan que estoy usando la danza para “salirme”. Algunas veces danzo con la imagen de que mi pareja y yo estamos en un cortejo de 100 años. No estamos tratando de llegar a ningún lugar. Sin cerrar ninguna parte de mí mismo, yo puedo danzar con esa parte de mi, sabrosa, despierta. Contacto auténtico, espontáneo, implica rendir la necesidad de ganar u obtener provecho del intercambio. Una persona puede danzar esta forma y mantener su sexualidad viva.

Cuando sea que danzamos hay una prueba de lo que es consensual. Vas a aceptar mi peso? Podemos ir rápido? Podemos ir muy, muy lento? Ocasionalmente me encuentro con alguien y consensuadamente traemos una energía erótica o seductora a la danza. Nos movemos concéntricamente y probamos lo que es bienvenido para ambos. Hay seguridad en el intercambio porque somos acompañados por nuestra sensación del comportamiento apropiado en el medio ambiente del jam.

Cuando estoy en el patio de nuestra casa observando nuestros niños jugar con sus amigos, sus juegos improvisados son un constante establecer y poner a prueba los límites. Algunas veces en sus juegos ellos son famosos paleontólogos excavando el más grande dinosaurio que jamás haya sido descubierto. Algunas veces son constructores de interiores -creando, y rompiendo, y negociando las reglas mientras avanzan. En algunas ocasiones es una señal física o una única palabra; en otras que juego se detiene completamente mientras elaboran las reglas. Están constantemente trabajando para hacer que el flujo de la atención y el poder sean justos y balanceados. Parece similar a lo que hacemos en nuestra comunidad de danza.DSC05311

Ha habido una constante negociación de los límites durante años en el “Northern California Contact Jam”. El grupo se debate sobre cuanta estructura tener, cuanta catarsis emocional, o música, es deseable en el espacio de Jam. Durante el curso de las primeras más o menos diez jams, mientras establecíamos nuestros acuerdos hablados y no hablados, tuvimos muchos casos manifiestos de cruzar la línea hacia la discusión. Aprendimos a lo largo del tiempo que simplemente escucharnos uno al otro era lo necesario para encontrar un balance entre los deseos opuestos. Había poca necesidad para decisiones ejecutivas. Estar en el conflicto y escuchar hablar a cada persona permitía a las soluciones evolucionar naturalmente.

He notado que las jams con más conflicto también parecen tener la más sincera y a veces emotiva gratitud en el final. Cuando estábamos plenamente comprometidos en testear y establecer los límites, había una sensación de aprendizaje, de crear relaciones, de estar en un grupo vivo que nos proporciona una profunda sensación de aprecio el uno por el otro.

Estar en un grupo de danzarines haciendo este constante trabajo de clarificar límites es como habitar una máquina de pulir piedras – esos contenedores que llenas con piedras y giran por días para que las piedras se pulan una a otra. Mientras aprendemos a sentir y a expresar nuestros límites, nos caemos y nos rozamos y nos golpeamos contra otros, tanto física como figuradamente. Puede doler mientras nuestros límites afilados se redondean, pero a lo largo del tiempo somos pulidos, lentamente revelando las preciosas gemas que llevamos. A través de este proceso comenzamos a atesorar la entidad viva llamada “comunidad” que nos ayude a desarrollar una mayor capacidad para el Sí – en nuestra danza y en nuestras vidas.17310159_1267179749984345_7422915457934794417_o


Fuente: CONTACT QUARTERLY JOURNAL (contactquarterly.com) Vol. 28 No. 1, Invierno / Primavera 2003

Artículo Original Online: http://martinkeogh.com

Traducción: Mario Blanco
Fotografías de Olga Berdikyan y Лукина Дарья, tomadas durante el  “Water & Land Contact Festival in Thailand” en Marzo de 2017.

Por qué sostenerse de pie?

Why Standing - 1

“Yo pienso que estamos condenados a observar lo que hacemos. Y lo estamos menos (condenados) si podemos observar lo suficiente para ser capaces de extraer material interesante de ello. Por lo tanto, sosteneos de pie.” (S. P. Transcripción directa) Foto de Steve Paxton durante la primera lectura en el Breitenbush Jam, Oregon, 2014. photo © Michal Lahav

 

Por qué sostenerse de pie?

Steve Paxton sobre cómo el sostenerse de pie se relaciona con el miedo escénico y el entrenamiento en contacto improvisación

editado por Karen Nelson

Steve habló en dos tardes diferentes durante el Breiteush Jam de siete días en marzo de 2014 en Oregón. Para acomodar a los recién llegados, la segunda charla se convirtió en un evento de múltiples capas, con Steve interrumpiendo una grabación de su primera charla para hacer comentarios. La charla uno aparecen justificada a la izquierda y las capas adicionales de la charla dos aparecen justificadas a la derecha en color azul claro.

Hubo un tiempo que el contacto improvisación ni siquiera era realmente imaginable.

Quizás una razón por la que el contacto improvisación no era imaginable es porque es difícil imaginar lo que una improvisación podría ser antes de que lo haces.

Y había un número de cosas que debían ser aprendidas antes de saber lo que eso era. Era necesaria la habilidad para caer y buenos reflejos. Yo reconocía que el cuerpo iba a ser retorcido en el espacio de varias formas, quizás bastante rápido. Yo había hecho Aikido, así que tenía un montón de información sobre caer y rolar, que yo enseñaba. También sobre reflejos y cómo pueden ser entrenados, la idea de que un reflejo es tan habitual como otras cosas, y de que puedes encontrar una manera de torcerlos hacia las necesidades que tienes.

Lo había pasado con algunos de mis amigos improvisadores. Podía sentir los a través de la piel, Esto es algo que yo no hago en mi vida.

Sentía que los ejercicios, de alguna manera, tenían que presentar a los estudiantes la forma final que tendríamos antes de saber lo que la forma era. El ejercicio de danzar cabeza-con-cabeza es una especie de versión conceptual de ello. Tú te mantienes ahí hasta que sientes la pequeña danza de la otra persona. Tú estás intentando entrenar con sus reflejos.

Tom Giebink: Hablaste de la tercera cosa…
Steve: Si estáis siguiendo la pequeña danza uno del otro, la tercera cosa surgirá.

Why Standing 2

Steve pide a Lisa Wells que describa su experiencia al sostenerse de pie, mientras el grupo se sostiene también, observando la suya. photo © Linda Hunnicutt

Yo era un bailarín de performance, entonces nunca se me ocurrió que no haríamos performances, y eso levantó la idea del miedo escénico. Puedes tener un grupo de gente que danzando juntos son dinamita y los pones en un escenario en frente de una audiencia y todo se derrumba. Todo lo que los hace excelentes para ser observados se vuelve monótono y auto-consciente. Ellos lo intentan demasiado; hacen cosas predecibles. En otras palabras, la improvisación lentamente, pero de forma segura, se convierte en una especie de hacer creer una improvisación. Yo sentí que una cosa que posiblemente podía salir mal sería si algo se vuelve inseguro por como ellos cambiaban frente a una audiencia.

La peor forma de miedo escénico es una especie de parálisis. Si ellos fueran a hacer una performance, ¿como podrían prepararse? Y si esta forma se volviera tan activa como parecía posible que se iba a volver, los reflejos debían estar ahí para lidiar con el retorcer y el girar en el espacio. Por lo tanto, sostenerse de pie parecía ser la respuesta.

Sostenerse de pie porque está en el extremo opuesto de la alta actividad; es único en vez de dueto; es una cosa increíblemente humana para hacer. Es uno de nuestros eventos arquetípicos básicos. Sostenerse de pie porque es una chance de observar sistemas en el cuerpo.

¿Esto tiene sentido? En aquellos días, nadie había resultado lastimado, en lo más mínimo, por el contacto improvisación, y yo estaba realmente preocupados sobre cuánto podíamos confiar en nosotros mismos. En la cena, Linda (Hunnicutt) mencionó algo sobre la prensa y el depredador. Eso me impactó como una cosa increíble para decir sobre la performance porque los depredadores observan fijamente a su presa. La mirada del leopardo al antílope es una fijación increíble, o la del gato al ratón. Y la mirada de la audiencia al bailarín es también una situación similar. Pienso que es realmente importante para el bailarín no actuar como presa cuando desarrolla una performance, porque creo que traerá al depredador en el ser humano.

La cuestión sobre la falsificación cuando haces una performance me chocó como un peligro potencial – esforzarse por el efecto, no fluir en la forma en que lo haces al entrar en calor, cuando realmente vas por la sensación. Tú ni siquiera consideras si alguien está mirando, o no lo que es un cambio químico cuando vas a un escenario. No puedes evitarlo y por eso pienso que debe ser reconocido. Si llamo a esto una performance en vez de una charla, pienso que podría cambiarse mi estado.

 

Lo que está pasando en el sostenerse de pie es que estas observando los reflejos que te mantienen erguido. El sostenerse se entiende para ser hecho en una forma muy relajada, con las rodillas un poco flexionadas. No está sosteniendo tenso en ningún lugar. Dejando la gravedad llevar las extremidades hacia abajo, tú estás dejando la columna alzarse en contra de la gravedad. Y entonces tú sólo estás colgando ahí y comienzas a sentir el evento que es sostenerse de pie, que está evitando que caigas.

Y parece estar sucediendo a un buen ritmo. La velocidad del pensamiento del cuerpo y en el cuerpo podría ser entrenada hasta esa velocidad, que esa velocidad del cuerpo sosteniéndose a sí mismo. Como uno de los eventos más rápidos que podemos observar en nosotros mismos, no es muy rápido. En términos de nuestro “realizar movimiento”, hay eventos sucediendo a lo largo de unos pocos milisegundos, tan increíblemente rápido que miles de ellas pueden suceder antes de que consigamos hacer el movimiento. Pero eso no es algo a lo que la conciencia puede realmente encontrar acceso.

El ping-pong es un buen ejemplo. En tanto que la habilidad se incrementa, se convierte en ese juego muy rápido, lleno de habilidad, en el que cada detalle de la paleta y de su movimiento es crítico. Tú te has entrenado en el potencial y las físicas de la situación de forma tal que todo puede suceder a una velocidad cegadora. En el sostenerse de pie, tú estás ahí, y que tan rápido tu mente pueda ir es lo que tú percibirás de ti mismo estando de pie, de tus reflejos.

Tu mente comienza a aprehender aspectos más y más veloces de ello, porque hay un montón de sensaciones a una muy alta velocidad para sostenerte de pie. Hay un montón de mínimas pequeñas correcciones para que no pierdas el equilibrio. Comienzas a aprehender las sutilezas y te vuelves más capaz de matizar y te vuelves más rápido para percibir y comprender lo que está sucediendo.

Mirando algo tan rápido y al mismo tiempo tan seguro, entrenando tu cerebro para buscar ese nivel de tu movimiento. Los grandes movimientos del contacto son bastante más lentos que los movimientos del sostenerse de pie.

 

Lo que tenemos son los sentidos y el material de la realidad ordinaria respiración, el latido del corazón y el pulso. El estar de pie, tenemos los reflejos como eventos fáciles de observar que la conciencia no está causando y puede tomar un momento preguntarse sobre ellos.

El sostenerse de pie está sucediendo en todo el cuerpo, por lo tanto tienes un evento de cuerpo completo que estás observando, y una que tu no estás buscando; simplemente está sucediendo. Tienes una cosa en la que enfocar la mente.

Why Standing - 3

“Lo realmente peligroso es si te vuelves autoconsciente en medio de un movimiento en el que tu seguridad depende de tus reflejos y de los reflejos de tu compañero.” [S.P. Transcripción sin editar] Foto de Mark Young y Dorothee Daester en el Breitenbush Jam, Oregon. photo © Michal Lahav.

Vi alguna danza esta mañana que fue realmente más compleja que cualquier cosa que podía haber imaginado en el 72.
Estaba viendo momentos que se veían como si no fuera posible que los sentidos estuvieron a cargo de lo que estaba sucediendo, y la conciencia no parecía estar a cargo. Es muy sorprendente. No es sorprendente cuando veo un trabajo como ese comprender que en su forma viral se ha como esparcido por todo el mundo.

Alito Alessi: Dorothee [Daester] and Mark [Young] ayer se pusieron a bailar tan rápido que ella despegó como un helicóptero de sus hombros. Y eso sumergió debajo de ella, para salvarla de chocar en el suelo.

Steve: Ahhh, deseo haber visto eso. Estabas consciente?

Dorothee: Recuerdo que estaba consciente de que íbamos como a velocidad normal pero entonces simplemente se volvió más rápido, y fue como, bueno vamos, entonces se volvió rápido y entonces yo fui al suelo.

Mark: Yo estaba consciente de estar perdiendo el control cuando ella se fue, pero entonces qué hacer, como hacer más lenta la caída… pero ninguno de los dos recibió un moretón

Steve: Tom habló sobre inclinarse hacia la caída en el esquí, y hacia la rolada del Aikido, donde te arqueas hacia la gravedad; si puedes estar junto con la energía mientras se desenvuelve en lo que sea que suceda entre vosotros dos, entonces cosas increíbles suceden. No recibes un moretón.

Tom: Fue realmente extraordinariamente bello de ver, desde donde yo lo vi.

Dorothee: Sí, yo nunca sentí estar fuera de control o insegura. Yo no estaba consciente de la caída al suelo.

Steve: Bueno, gracias por sobrevivir.

Why Standing - 4

“Espero que en las conversaciones todos vosotros compartáis cuál es vuestra visión como todo funciona; ayuda y reformar la continua danza que hacemos.” [S.P. TRanscripción directa] Foto de Steve y el grupo durante la primera charla. photo © Linda Hunnicutt

Pienso que si algo de eso se perdería, sería el sostenerse. La búsqueda de la más pequeña unidad de tiempo que la conciencia puede seguir se detendría. En la forma del dueto, cuando sintonizas con el otro, no con la ambición de que la danza comience sino realmente tomándose un momento sólo para conectar – 20 minutos siempre me ha parecido una cantidad de tiempo decente – ahí podría haber una danza de tal ligereza como plumas y tal absoluta seguridad, absolutamente hermosa.

En todo caso, eso es el por qué del sostenerse – por el quedarse, cabalgando esos pequeñísimos momentos. Y yo no sé si eso funciona o no. Quiero decir yo no estoy diciendo que esto es una relación uno a uno con Dorothee y Mark sobreviviendo a lo que sucedió. Pero para eso estaba destinado. Eso es lo que esperaba que hubiera sucedido. Es casi como, para qué meditamos? No hay tanto para hacer, cómo nos atrevemos tomar el tiempo para simplemente sentarnos. Es sobre los extremos de la experiencia.

El creador del Contacto Improvisación Steve Paxton comenzó a frecuentar el pionero
Breitenbush Jam en Oregon como un participante durante mitad de los ´80s.
Invitado en numerosas ocasiones durante las décadas por los cofundadores del Jam Alito Alessi
y Karen Nelson para enseñar un poco, a menudo aceptó.
Los siempre inventivos resultados, documentados en CQ, han influenciado el tono
de práctica profunda del Jam así como los dedicados participantes y el extraordinario foco del Jam que
la compañía de Alessi and Sara Zolbrod, Joint Forces Dance Company
administren mientras producen el evento [K.N.]

Ayuda en la transcripción en la prueba de lectura por Abbi Jaffe y Sara Zolbrod; grabación por Tom Giebink.

Artículo Original: Revista Contact Quarterly. Invierno/Primavera 2015
Edición Online: contactquarterly.com/cq/article-gallery/view/CQ-40-1-Paxtoncompressed.pdf

Traducción al Español: Mario Blanco.